Italia, octubre de 2008. Algunas fotos.

rivoltaFoto 1. Llegando a Venecia desde el aeropuerto, me llama más la atención la silueta industrial propia de Blade Runner de Porto Marghera que las cúpulas y los palacios de la “Serenísima”. En Marghera está el CSOA Rivolta. Llevan más de 15 años allí. Momo y Franco me cuentan un montón de cosas, de batallas vencidas, de guerras por venir, de un estadio en Chiapas, de mil proyectos. Hay una plaza con el nombre de Carlo Giuliani.

padovaFoto 2. En Pádova hay cientos de cosas que ver que no vi. Andaba perdido cuando veo que se habla, en voz alta, en la plaza. No sé si era parte de un ejercicio, una lección magistral o un acto de terrorismo callejero. La gente se acerca, responde, comparte, rebate de todo lo que les preocupa, de todo lo que piensan. En algunos momentos somos casi 100 personas. La gente opinando libremente en el espacio público y llegando a conclusiones, sin conocerse de antes, sin miedo, compartiendo experiencias y dudas y certezas y temores. De lo más subversivo que he visto en mucho tiempo.

noahFoto 3. Karin tiene un hijo de cinco meses que se llama Noah. A Karin la conocí hace 10 años en Jerusalem. Es maravilloso volver a verla después de tanto tiempo. Es la misma que conocí, como una versión mejorada. Y parte de esa mejora se llama Davide, el rubio responsable de la otra mitad de Noah. Por momentos, todo se vuelve tan sencillo como hace 10 años. Noah duerme durante toda la cena. Hace una noche maravillosa en Florencia

vicchioFoto 4. Mientras hacemos la cola, Helena y yo, para pedir la comida en un pequeño restaurante en Ponte de Vicchio, pensamos que podrían suponer que viene más gente el fin de semana, poner a más gente en esos turnos, tener ya cortados los fiambres y los quesos y establecer un sistema de turnos. Pero enseguida nos damos cuenta de que entonces, ese sitio ya no sería ese sitio, sería un Mc Donald’s. Y total, ¿qué clase de fin de semana es uno en el que no te puedes pasar media hora esperando, de charla en una cola? Comimos y bebimos sin prisa en una tarde maravillosa. Nadie puede pedir más. Hacer las cosas despacito y dejarte mimar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: