Milano. Mayday 2008

Señal de alarma. Los precarios se rebelan, se reivindican, se van de fiesta. Más de 50.000 personas se negaron el pasado primero de mayo, en las calles de Milán, a renunciar a su alegría por más condenas que un sistema omnívoro les eche encima. Malditos de su clase, huérfanos de referencias sociales ancladas en el tiempo, obligados a reinventarse todos los días, buscadores de alternativas y nostálgicos del contrato social se encontraron en su hábitat impuesto (que es la calle y no la fábrica), lo hicieron suyo y se hicieron visibles. Tienen tanto que condenar como que celebrar.

Manteros, investigadores, reponedores, artistas, sinpapeles, estudiantes, correturnos, opositores, nómadas, activistas, parados, refugiados… Los ocultos por las sombras, cada vez más extensas de un sistema que no funciona, salen del frío y levantan su voz.

Primero montaremos, entre todos, una fiesta. Empezad a temblar cuando descubramos la de cosas que podemos hacer sin vosotros, queridos enemigos.

Mañana será otro día igual de incierto, pero que nos quiten los ‘bailao’. Y fue mucho.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: