Sobre todo, no dejes de correr.

Sobre todo, uno se plantea la pregunta: ¿Qué he venido a hacer aquí? ¿Qué espero? ¿Con qué fin? (…) ¿Es la consecuencia de una elección más radical, que implica poner en cuestión el sistema donde uno ha nacido o crecido? (…)

Los que, como yo antaño, se habían inclinado hacia la política hoy eran diputados o ministros. Y yo corría por los desiertos, persiguiendo arduamente restos de humanidad. ¿Quién o qué me había empujado a torcer violentamente el curso normal de mi vida? (…) ¿Mi decisión expresaba una incompatibilidad profunda frente a mi grupo social, del cual, ocurriera lo que ocurriera, yo me sentía inclinado a vivir cada vez más aislado? Por una singular paradoja, en vez de abrirme un nuevo universo, mi vida aventurera más bien me devolvería el antiguo, en tanto que aquel al que yo había aspirado se disolvía entre mis dedos. (…)

Durante semanas, en una meseta del Mato Grosso occidental, no me obsesionaba lo que me rodeaba, sino una melodía recurrente que mi recuerdo empobrecía, (…) donde, por un camino a la amargura que me hería también a mí, parecía resumirse todo lo que había dejado atrás.

Fragmentos de “Tristes trópicos” de Claude Levi-Strauss

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: