Capítulo 2

Fue en Senegal. El carné de moto lo dejaremos para cuando no tenga dos curros. Ya son casi seis meses de jornadas maratonianas y no puedo más. Como mal, duermo peor y encima, creo, me estoy enganchando a esta anestesia que es estar permanentemente currando, casi sin tiempo para reflexionar, para leer, para mirar por la ventana. Mis únicas satisfacciones son los días en que bajo a correr, a machacarme durante 40 minutos. Bueno, también Senegal.

Por fin África. El viaje más difícil. Sólo fueron 15 días, pasados entre ciudades y carreteras. Aprendimos muchas cosas, creo que hasta llegamos a comprender algo. Navegamos entre el caos a lo largo y ancho del país y sobrevivimos… malamente. Desde luego que Senegal, aún siendo la Suiza del África oriental, no es un sitio para ir de mochilero. Es caro y difícil. Pero está la gente, que lo compensa todo con sus sonrisas y sus colores. No deja de ser curioso estar en un sitio en el que el color de tu piel te convierte en cosa y no en persona. No deja de ser maravilloso descubrir constantemente la belleza de la piel negra. El sol, la humedad, los olores, los colores. El caos de Dakar, el orgullo de Sant Louis, las playas de Abené, el río Casamance, el pescado y la fruta, desguaces y campos de fútbol, ébano y músculos, mercados exuberantes y taxis con las lunas rajadas. Mil millones de sensaciones nuevas cada segundo. Pájaros de mil colores, el traqueteo de las Ndiaga ndiaye, la gente rezando en el mercado de Dakar.
(…)
Peace&Love en la playa de AbenéeDe repente, aparece un tipo sobre una mobilette desvencijada con tierra de las trincheras del frente de Verdún, cortando la orilla del mar. Esta muy lejos y viene hacia nosotros. Se para. Lleva en tremendo porro de marihuana en la mano, casi tan grande como su sonrisa. Se llama Peaceandlove. Nos invita a comer a su casa y se pone a ligar con Ana descaradamente. A los africanos, que tienen buen gusto, les van las mujeres con curvas, que tengan donde agarrar, como Ana.
(…)
Fanta, que tiene la barriga más hermosa de les Parcelles, nos dice que está muy contenta mientras nos bebemos su bitak, delicioso. En la tele vemos a Diouf, aquel que le metió el gol a Francia en el 98 y que es comparado con el Che Guevara, Patricio Lumumba y Malcolm X en las paredes de Dakar. Las obras, los taxis cayendose a pedazos, el faro de les Mamelles, la isla de Goreé…

Hay otro millón de imágenes más en mi cabeza que se dedicarán a cruzarse con mis pensamientos con su característica anarquía. Y menos mal; porque perdimos las fotos.

Anuncios

Una respuesta to “Capítulo 2”

  1. … los baobabs de Joal, la playa de Sant Louis, la isla de Goré, los hippies de Kafountine, los atascos de Rufisque, las puestas de sol de Abenée, el derby que no pudimos ver, sandanga, el yassa, el taxista gambiano… nosotros… ¡bienvenido a la blogosfera!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: